Como Curar la Ansiedad con la Mente

Son muchos los síntomas de la ansiedad pero no podemos olvidar que es un trastorno mental. Aprendamos a aprovecharla para controlar la ansiedad.


Hablar de Trastorno de ansiedad es hablar de un trastorno mental. La ansiedad es la manera que tiene nuestro cuerpo de prepararnos para afrontar situaciones en las que estamos en peligro; cuando nos encontramos con alguna situación en la que sentimos que peligramos nuestro cuerpo responde preparándose para que podamos huir o luchar o simplemente esquivar este peligro con mayores garantías. Es lo que conocemos como Ansiedad y es un mecanismo presente en todos los humanos.

Las personas que tenemos trastorno de ansiedad, lo que tenemos es un trastorno que se caracteriza porque tenemos alterada la percepción del peligro. Nuestro sistema Ansiedad no funciona correctamente y percibe peligros donde no los hay.

El trastorno de ansiedad de manifiesta de distintas maneras: a algunos se nos dispara la ansiedad cuando no hay peligro real, a otros se nos presenta que la respuesta es exagerada para el peligro y a otros lo que nos ocurre es que, una vez se ha disparado la ansiedad, esta no se para cuando pasa la "aparente" sensación de peligro. A la mayoría nos ocurre todo a la vez.

La ansiedad como trastorno se manifiesta con una serie de síntomas: los síntomas son los indicadores externos que tiene nuestro cuerpo de hacernos visible el que algo no funciona bien. Los síntomas son las señales, los pilotos indicadores de que hay algún error en la maquinaria.

La ansiedad se muestra con distintos síntomas: síntomas físicos (dolores, vómitos, mareos, etc.), síntomas conductuales (modificaciones en nuestra manera de comportarnos: evitar ascensores, autobuses, etc.) y síntomas cognitivos (miedos, cambios de carácter, etc.). Los síntomas de la ansiedad son muchos y muy distintos y, además, dos personas con el mismo trastorno (el de ansiedad) pueden tener síntomas distintos.

Son estos síntomas de la ansiedad, los que resultan incapacitantes. Los dolores, eludir situaciones para evitar peligros, etc. hacen que sea muy difícil el lidiar con este trastorno y, por tanto, son los que queremos paliar.

Sin poder olvidar que quitar los síntomas no es curar la ansiedad; que quitar la alarma de incendios no apaga el fuego; sabiendo que curar la ansiedad es un proceso que no puede hacerse de la noche a la mañana, que requiere su tiempo (más si no cogemos el sistema adecuado) y aun siendo conscientes que curar la ansiedad es posible y con ello desaparecerían los síntomas para siempre, en momentos puntuales lo que necesitamos son herramientas, trucos, pautas para poder controlar los síntomas de la ansiedad.

La ansiedad es un mecanismo de respuesta que se gesta en nuestra mente, es nuestra mente la que se encarga de gestionarlo y en este artículo vamos a tratar de cómo podemos utilizar esa misma mente para controlar la ansiedad, en concreto sus síntomas.


Como Controlar la ansiedad con la mente



Cuando tenemos una crisis de ansiedad, un momento en que el nivel de ansiedad se dispara, normalmente nos aparecerá una idea recurrente que es la que centra toda nuestra atención. Esta idea se verá materializada o bien en imágenes o bien en una especie de voz interior que nos acosa.

La técnica que vamos a utilizar para curar la ansiedad con la mente (en este caso controlar la ansiedad (sus síntomas) con la mente, se basa en intentar cambiar la percepción de la misma:


Modificar la Imagen.

Supongamos que esta idea recurrente se nos presenta en forma de imagen.

En este caso, lo que deberemos hacer es centrarnos en esa misma imagen, intentar focalizarla y definirla completamente. Una vez tengamos fijada la imagen, con nuestra mente comenzaremos a trabajar en ella:

Como Controlar la Ansiedad Con la Mente - Imagen
Intentaremos modificar sus colores (pasándola a banco y negro o poniéndola en una paleta de colores menos vivos), modificando las caras - si es que aparecen -, etc. La idea fundamental de este ejercicio es buscar y encontrar la manera en que esta misma imagen ya no nos resulte tan amenazante.

Imaginemos que en esa imagen somos nosotros los que aparecemos, podemos intentar cambiarla, modificando la posición del que mira: si en la imagen nos vemos a nosotros haciendo algo, intentaremos ver la misma escena pero esta vez desde nuestros ojos en la imagen (sin vernos, sino mirando lo que veríamos), si, por el contrario, la imagen se muestra como si la viéramos con nuestros ojos, lo que haremos será intentar fijarnos en la escena como si la estuviera viendo alguien desde fuera.

Una técnica que suele dar buen resultado es coger esa misma imagen y alejarla de nosotros. Podemos imaginarnos un paisaje, en el mismo pondremos un rio de aguas bravas que se alejan de nosotros, convertiremos nuestra imagen en una foto y la introduciremos en el agua embravecida del río y veremos cómo esta imagen se aleja, se separa de nosotros y, con ello, deja de afectarnos.

Podemos modificar nuestra imagen, podemos alterarla con nuestra mente y esta ya no resulta tan amenazante. Ahora disponemos de una herramienta que nos permite controlar la ansiedad con nuestra mente.


Modificar la Voz. 

Si nuestro caso es distinto y la idea se muestra más como una voz, como alguien o algo que nos dice y nos repite aquello que nos ahoga, el procedimiento a seguir será algo distinto:

Intentaremos definir esta voz, es poco probable que sepamos de donde procede pero, de ser así, tendremos que actuar sobre quien la emite: modificaremos a la persona cambiándole las ropas, el pelo, añadiéndole o quitándole complementos para que su persona ya no nos parezca tan autoritaria.

Como Controlar la Ansiedad Con la Mente - Sonidos

Si no tenemos un ente definido de quién proceda esta voz, o si sentimos que es una voz interior, intentaremos modificar el tono, modificaremos la cadencia, modificaremos la frecuencia (imaginaremos que esto mismo nos lo dice un niño, un humorista, un gigantón con voz de niña tartamuda, etc). Moldearemos la voz hasta que veamos que esta nos resulta menos autoritaria.

Podemos también imaginar que la voz se aleja, que cada vez se separa más de nosotros y con ello ya no nos afecta tanto.

Tenemos ahora un sistema que nos permitirá modificar la voz, que nos permitirá que nos resulte más llevadera, menos autoritaria y en la que ya hay una duda sobre si lo que nos dice es correcto, real o pudieran haber otras interpretaciones; tenemos pues una herramienta que nos permite controlar la ansiedad con la mente.



Modificar el síntoma físico.

Unos de los síntomas de la ansiedad que más dificultad tienen para asimilarse son los síntomas físicos. Resulta difícil aceptar que nuestros dolores, nuestras vagas de vomitar, nuestros mareos, nuestros presuntos ataques al corazón, nuestros hormigueos, etc., parece imposible que puedan responder a un trastorno en una función normal de la mente presente en todos los humanos que es la ansiedad.

A pesar de la dificultad en aceptarlos, el hecho constatado es que son síntomas físicos de la ansiedad son muy frecuentes. Los que los padecemos no sufrimos de otra dolencia, son síntomas de ansiedad.

Cuando en los momentos de crisis notamos que nos va a dar un ataque al corazón, que vamos a perder el conocimiento, que no vamos a poder controlar el vomito, etc., la técnica a aplicar será:

Nos centraremos en aquello que nos está ocurriendo. Imaginemos que es un dolor, intentaremos compactarlo, centrarlo en una pelota, supongamos que es un dolor en el corazón, cogeremos todo este dolor y lo centraremos en una pelota que envuelve a nuestro corazón.

Cuando tengamos el dolor envuelto en la pelota, intentaremos desplazarla a la derecha o a la izquierda y sentiremos como ese mismo dolor se desplaza.

Cuando seamos capaces de mover el dolor dentro de nuestra pelota estaremos dispuestos a cerrar la pelota, haciendo que el dolor se reduzca y de irlo moviendo cada vez un poco en la misma dirección hasta que esta pelota de dolor esté fuera de nuestro cuerpo.

Aunque sea más fácil de hacer que de decir, puesto que pararse en un pico de ansiedad y llevar a cabo la técnica mostrada requiere de mucha fuerza interior, la técnica del control de los síntomas físicos con la mente, es una técnica altamente efectiva, que puede ser practicada y, por tanto, si la primera vez resulta difícil, la segunda lo es menos.

Mediante el uso de esta técnica estaremos en disposición de controlar la ansiedad con la mente, en este caso de modificar la percepción de los síntomas físicos de la misma.




Mediante la utilización de las técnicas para controlar la ansiedad con la mente que hemos mostrado en este artículo seremos capaces de controlar los síntomas de la ansiedad, cuando más los practiquemos mayor será su utilidad y menos nos repercutirán.

No podemos olvidar que con estas técnicas vamos a conseguir controlar los síntomas de la ansiedad hasta unos niveles en los que nos resulten manejables, pero no curar la ansiedad.

Si deseas encontrar un método que te permita curar la ansiedad de manera total y, con ello, borrar de ti de manera definitiva los síntomas, te recomendamos que visites nuestro producto recomendado.

Puede que dudes sobre las bondades del producto, por eso te recordamos que es un producto en el que recibirás todo lo necesario para curar la ansiedad desde este mismo momento y que, es tal la confianza que tienen sus creadores en él, que te dan hasta 60 días para probarlo y -si no es tu solución- te devuelven el 100% de tu dinero sin preguntas.

Para conseguirlo sólo,


Haz Clic en la imagen de Abajo.



Como Controlar la Ansiedad Con la Mente - Vive sin Ansiedad