Como Controlar la ansiedad rápidamente

Superar la ansiedad es algo que no puede aprenderse de la mañana a la noche pero sí podemos aprender técnicas de cómo controlar la ansiedad de manera rápida.

El trastorno de Ansiedad es un problema que afecta a millones de personas y que limita considerablemente nuestra calidad de vida. Los síntomas asociados a este trastorno pueden llegar a ser realmente incapacitantes, puede llegar un momento en que las personas que padecemos de trastorno de ansiedad no seamos capaces de seguir con su vida limitados por estos síntomas. En esta situación es lógico que la persona busque cualquier tipo de técnica que puede proporcionarle un alivio.

Aunque aprender como se cura la ansiedad es un proceso que va a requerir de cierto tiempo (si se aplican las técnicas adecuadas, mucho menos del que algunos predican), las personas que estamos sometidos a una presión constante de los síntomas, buscamos alivio a estos.

Para curar la ansiedad necesitaremos algún programa efectivo pero, por el momento, podemos intentar estas estrategias de,

Como Controlar la Ansiedad Ahora



Los que vivimos bajo el trastorno de ansiedad somos conscientes de lo increíblemente difícil que es vivir bajo este trastorno y sus síntomas. Como venimos explicando en este blog, la persona que padece de trastorno de ansiedad de lo primero que debe concienciarse es que este trastorno no es incurable y, por tanto, no debemos resignarnos a vivir con ella siempre.

Las personas con trastorno de ansiedad deberemos buscar un método realmente efectivo y definitivo para saber como se cura la ansiedad, ahora bien, para obtener un alivio rápido y desde ya de los síntomas podemos probar e incorporar a nuestra manera habitual de comportarnos las siguientes estrategias.

1. Controlar la respiración.

Cuando nos afecta la ansiedad, de manera inconsciente dejamos de respirar de la manera adecuada y esto provoca que aún tengamos más ansiedad, en lugar de controlar la ansiedad estamos aumentándola.

Como Controlar la Ansiedad - Respiración
Puede parecer un contrasentido que no sepamos respirar. Todos respiramos desde pequeños pero, la mayoría, sólo respiramos bien en la infancia. Si nos fijamos en los bebés y en su manera de respirar, veremos que ellos hacen la llamada respiración diafragmática que consiste el utilizar el diafragma y no los pulmones para respirar. Con la edad olvidamos esta manera de respirar y pasamos a la llamada respiración pulmonar, mucho menos eficiente.

En el caso específico de la ansiedad el problema está en que, cuando padecemos una crisis, tendemos a ventilar en exceso (hiperventilar) o, por contra, nos olvidamos de respirar. Tanto el exceso de oxígeno como la falta incrementan la ansiedad.

Para resolverlo debemos centrarnos en la respiración, centrándonos en hacer una respiración lenta, profunda y controlada. Utilizaremos la siguiente técnica:

  • Inspiraremos por la nariz mientras contamos: 1001, 1002, 1003 y 1004.
  • Mantenemos el aire mientras volvemos a contar: 1001, 1002, 1003 y 1004.
  • Expulsamos el aire lentamente por la boca contando: 1001, 1002, 1003, 1004, 1005 y 1006.

Como cada persona tiene una resistencia pulmonar deberemos practicar antes qué cantidad de tiempo podemos invertir en cada uno de los pasos anteriores para que nuestra respiración sea cómoda y suficiente cuando estamos relajados, está será la cantidad que debamos contar en el tiempo en que necesitemos controlar la ansiedad rápidamente, seguros así de que estamos respirando lo justo: sin exceso ni defecto.

2. Realizar actividades aeróbicas.

Cuando la ansiedad se ha hecho presente en nosotros, suele acompañarla un sentimiento de impotencia y debilidad con el que resulta difícil realizar cualquier actividad. Es precisamente en esta pasividad donde estamos haciendo aquello que más nos perjudica a la hora de controlar la ansiedad.

Para controlar la ansiedad debemos sacar fuerzas de flaqueza y emprender una actividad aeróbica. No estamos hablando de pasar de la total apatía a correr una maratón sino de comenzar a mover el cuerpo. Caminar rápido o un trote ligero (si puodemos hacerlo) son una muy buena solución pues:

  • Ayudamos al organismo a deshacerse de la adrenalina acumulada.
  • El ejercicio libera la tensión muscular.
  • El ejercicio libera la mente, distrayéndola.
  • Se potencia la respiración adecuada, se mejora el riego sanguíneo.
  • El ejercicio libera endorfinas que son nuestra droga natural para la felicidad.


3. Potenciar lo que te relaja a ti personalmente.

No todos tenemos la misma capacidad para relajarnos ni encontramos la relajación en el mismo entorno, momento o con las mismas cosas.

Es importante para aprender a controlar la ansiedad el que busquemos en nuestro interior qué es aquello que nos relaja personalmente.

La vida actual hace que tengamos que vivirla rápido, casi sin poder disfrutar que aquello que realmente nos llena. Debemos sin embargo aprender a cuidarnos, estamos en una situación de ansiedad y la mejor manera para controlarla será que dediquemos tiempo a aquello que realmente nos relaja.

Hay gente que encuentra muy relajante el darse un baño. Esta misma gente, con la vorágine del día a día, se da una ducha rápida y continúa a la lucha. Cuando estamos tratando de controlar la ansiedad, sabiendo que esta actividad nos resulta placentera y relajante, deberemos encontrar el momento del día en que podamos darnos ese baño relajante, de manera sosegada y disfrutándolo ¿qué tal si le añadimos unas velas?.

Cuando estemos en una situación en la que necesitemos controlar la ansiedad deberemos recordar lo placentero de esta actividad y refugiarnos en ese sentimiento. También es una buena idea el saber que ese será nuestro premio al superar la jornada.

4. Aprovechar la amistad.

Como Controlar La Ansiedad - Telefono
Si ya hemos tenido crisis de ansiedad sabemos que la mente juega un papel muy importante en ellas. Además del malestar físico, nuestra mente se alía en nuestra contra con pensamientos incontrolados y destructivos.

Una técnica que puede resultarnos de mucha utilidad en estas circunstancias es el recurrir a la conversación con una persona de nuestra confianza. Hablar con alguien a quien conozcamos y del que sepamos que su voz nos tranquiliza y que es una persona que nos escucha y nos va a ayudar, es una actividad que no tiene valor a la hora de controlar la ansiedad.

El momento actual y la disponibilidad de teléfonos móviles (celulares) hace que este recurso pueda ser utilizado en casi cualquier momento y lugar.

5. Medicina Natural.

No estamos a favor del recurso a los fármacos, ni tan siquiera al recurso de los llamados productos naturales como puedan ser la valerana o la pasiflora para la cura de la ansiedad, pero no podemos negar su efecto tranquilizador.

Algunas personas se sienten más seguras si consumen algún tipo de producto. En concreto la valeriana y la pasiflora por sus efectos tranquilizantes. Estos productos naturales no generan ningún tipo de adicción y suelen ser bien tolerados.

Si encuentras la tranquilidad necesaria recorriendo a ellas, tal vez deberías hacerlo, ahora sí: una dosis mínima te será igual que efectiva que una alta, por lo que no abuses - que aunque natural tiene sus riesgos- y, mirando el lado económico, para los efectos que aquí se buscan, te va a resultar igual de efectiva la que compras en los supermercados y grandes superficies que las que puedas adquirir en herboristerías y te van a resultar mucho más rentables.

6. Un punto de tontería controlada.

Como Controlar la Ansiedad - Niño
Una de las cosas que caracteriza a la Ansiedad es el hecho de que al intentar controlarla esta se incrementa. Es un hecho constatado y todavía está muy claro en porqué ocurre; algunas teorías apuntan a que el intentar controlar la ansiedad nos genera un estrés que es el que motiva este aumento de ansiedad.

Cuando estemos en un momento de auge, una de las cosas que podemos hacer para controlar la ansiedad es intentar no luchar contra ella. Para que esta acción nos resulte más fácil podemos - cuando la situación lo permita - volvernos un poco "tontos".

En este sentido es conveniente volver a jugar como niños; lanzar cojines, correr por la casa, saltar en la cama, etc. Un momento de libertad y reencuentro con la niñez, pasajero y controlado que nos permita liberar la tensión.

7. Escuchar música.

Está científicamente probado que la música nos influye. Como animales que somos, no somos ajenos a la vibración armoniosa de la música, recordemos el dicho: La música amansa a las fieras.

Conocedores de este poder, para controlar la ansiedad podemos recurrir al mismo. No es conveniente ponernos a escuchar música clásica si esta no nos gusta, pues el efecto sería contraproducente, ni heavy metal porque tranquilizante resulta poco. Deberemos buscar de entre la música que nos gusta cual es la que nos produce una mayor sensación de relajación y de liberación.

Llevarla con nosotros y poder utilizarla en los momentos de crisis puede resultar de gran ayuda para controlar la ansiedad.

8. Aprender a influir en los pensamientos.

Como ya hemos dicho, una de las parten más preocupantes cuando tenemos un pico de ansiedad son los pensamientos. En estos momentos, la mente es como si se descontrolara y comenzamos a tener pensamientos e ideas que lejos de ayudarnos incrementan cada vez más la ansiedad.

Controlar la ansiedad en esos momentos pasa por tener técnicas que nos permitan reconducir nuestra manera de pensar, algo mucho más fácil de decir que de hacer, pero para ayudarnos podemos utilizar alguna de estas dos técnicas:

  • Preparar una lista te preguntas.

    El objetivo de esta lista de preguntas está en centrar el pensamiento hacia la realidad, intentando limitar la influencia de lo que nos está ocurriendo. Serían preguntas del estilo:

    • ¿Qué razón objetiva hay para pensar que algo va mal?
    • Si tengo un dolor físico ¿qué sustenta el que sea una enfermedad y no un fruto de la ansiedad?
    • No es la primera vez que me ocurre ¿cabe la posibilidad de que vuelva a ser ansiedad?
    • ¿Qué aprendimos de la última experiencia?¿qué podemos utilizar?
    • ...

    Es importante que la lista sea lo más amplia y concreta posible, el objetivo es dejar de pensar en lo que nos está sucediendo mientras centramos nuestra mente en intentar aprender de ello.

  • Auto-motivación.
    Algunas personas encuentran que determinadas palabras o expresiones les resultan motivantes en momentos de flaqueza (Véase el conocido "vamos" del tenista español Rafael Nadal) Si este es nuestro caso, deberemos reconocer cuáles son estas expresiones para, en el momento necesario, utilizarlas para controlar la ansiedad.


9. Vivir el Presente.

Vivir con ansiedad es francamente difícil, probablemente ya lo sabes. Dada esta dificultad no somos pocos los que nos centramos en vivir la ansiedad, en pensar constantemente en la ansiedad e imaginarnos un futuro difícil acompañados por la ansiedad.

En este proceso nos estamos olvidando de algo muy importante y es simplemente que estamos vivos, que tenemos una vida y que podemos vivirla. Seguro que no podemos vivirla al 100%, tal vez no podamos vivirla ni al 25%, pero aunque sólo podamos vivirla al 10%, aun esto nos lo estamos perdiendo.

Para controlar la ansiedad es importante que tratemos de vivir nuestra vida en plenitud, aprovechando cada momento que podamos, sin preocuparnos de si tenemos o no ansiedad, solo disfrutándolo todo lo que podamos.

10. Hacer el amor.

Cuando realizamos el acto sexual liberamos endorfinas que son la droga que produce nuestro cuerpo para darnos felicidad.

Disponer de una persona a nuestro lado con quien compartir el sentimiento de querer y ser querido es una de las cosas que más tranquilidad pueden darnos. Las actividades compartidas, los planes en común, las caricias, los secretos prohibidos, etc., son una fuente de felicidad de la que no debemos prescindir.

En este punto es importante que aprendamos que podemos controlar la ansiedad, conseguir la relajación con una persona que nos quiera a nuestro lado, con comprensión, cariño, caricias y ... sexo.

Nota: Este punto debe unirse al anterior, no podemos dejar que la ansiedad nos impida disfrutar de la realidad de tener alguien que está con nosotros. Podemos aprovecharla más o menos pero debemos poner todo nuestro interés en aprovecharla al máximo (recordar: aprovechar no utilizar)



Estás técnicas deben ser integradas en tu día a día para que tengan el efecto que deseamos. Con el recurso de estas técnicas podremos conseguir controlar la ansiedad, conseguir el alivio, de una manera rápida.

Para curar la ansiedad de manera definitiva deberemos recurrir a otras estrategias, en este sentido te recomendamos que visites nuestro producto recomendado. Un producto que te recordamos que tiene total garantía de satisfacción (no lo recomendaríamos de no ser así) y con el que estás a un paso de comenzar tu curación.

Porque tienes mucho que ganar.

Sólo Haz Click en la Imagen de Abajo. 

Como Controlar la Ansiedad Rapidamente